Buenas noticias para l@s Romántic@s

Una Noche Inolvidable comienza cuando ves su sonrisa, cuando brindas con un buen vino escuchando una balada de fondo, cuando todo a vuestro alrededor desaparece, cuando no quieres que acabe nunca...

Amores de Verano

Son los más recordados. Tan cortos como intensos, los amores veraniegos son parte tan importante de las vacaciones que sin ellos no es lo mismo
Son amores inolvidables, y quizá, porque duran tan poco, siempre nos dejan un buen recuerdo. Saben a aventura, a playa, a vida al aire libre. Se sienten tan rico como la brisa del mar y son comentario obligado al regreso de las vacaciones.
 
Lo que pasa es que en vacaciones finalmente nos relajamos y nos predisponemos a pasarla bien. Al cambiar de escenario y dejar la rutina, decimos sí a nuevas posibilidades y nos animamos a la pasión, aún sabiendo que la magia de un romance se puede terminar el mismo día en que se vence nuestro boleto de avión.
Porque en verano, en vacaciones, y con todo el tiempo para divertirse ¿quién quiere estar pensando en el futuro de una relación que acaba de empezar?. En eso, en esa sensación de libertad extrema radica el éxito de los amores de verano. Vienen sin reglas ni títulos. Son para disfrutar sin culpa y para recordar todo el año.
Son como un helado de chocolate, como una montaña rusa, como una tarde de buceo. Sabes que no se pueden repetir todos los días, pero el rato que duran son casi perfectos.
Los psicólogos explican el fenómeno de los amores estivales de una forma bien sencilla: se trata de un tiempo y espacio en donde cada uno se ¿permite¿ ser diferente. Acepta otras reglas de juego y hace cosas que el resto del año no estaría dispuesto a hacer
Es como darle vacaciones a nuestros preconceptos amorosos, es aceptar que una promesa de amor eterno hecha a orillas del mar no durará más de quince días y así, igual, querer escucharla en tu oído.
Las parejas que viven los romances de verano llegan sabiendo implícitamente de que se trata y por eso viven su pasión con más intensidad. Es tiempo de diversión pura y actitudes que en la rutina podrían ser causa de enojo, en una relación de verano se ven hasta divertidas.
La duración del romance entonces no es nunca el eje de la conversación de la pareja. El eje es el hoy, el ahora, el sol, la luna llena, la caminada por la playa, el amanecer, y toda la diversión que uno pueda proveer el otro.
Por eso. ¿Quién no recuerda con una sonrisa una aventura veraniega? ¿Quién ha podido olvidarlas, aún después de casados, o en pareja?
Fuente: Terra

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por enviarnos tu comentario.
Tu opinión es muyimportante para nosotros.

UnaNocheInolvidable.com